EL CABRITO

El cabrito característico español se puede considerar como el producto de la unión de dos tipos ancestrales: la cabra pirenaica y el tronco africano. Puede considerarse la cabra española , como una de las que mayor influencia ha tenido en las restantes razas y poblaciones caprinas peninsulares, ya que se encuentra presente en muchas regiones de la geografía.

La característica esencial de esta raza es su alta natalidad, unido al elevado índice de transformación de los chivos, que alcanzan 8 – 9 kg. en 30 dias (edad de sacrificio)

La carne de cabrito, como su nombre indica, corresponde a las especies más jóvenes del ganado caprino. Y al igual que el cordero, en función de la edad, se distinguen dos tipos de cabrito, el lechal y el pascual. La carne más tierna y jugosa es siempre la del lechal . Luego está la carne mucho más aromatizada y de más cantidad de fibra magra, que es la del cabrito pascual .

la carne de cabrito lechal tiene un alto contenido en grasa, concretamente de un 7%. Esta, sin embargo, es muy fácil de eliminar antes o después de cocinar, ya que se acumula alrededor de las vísceras y debajo de la piel. De esta forma, se reduce considerablemente el aporte de grasa saturada, colesterol y calorías.

La carne de cabrito posee, después de la de vacuno, la cantidad de sodio más concentrada en una carne animal, lo que contribuye a su preciado sabor mucho más marcado respecto al resto de carnes que normalmente consumimos.

 

 

 



vista-cercana-cabrito-lechal