Reconocida internacionalmente

 

 

 

  • LA MIEL EN LA GASTRONOMÍA

    La miel se usa principalmente en la cocina y la pastelería, como acompañamiento del pan o las tostadas (especialmente, en desayunos y meriendas) y como aditivo de diversas bebidas tales como el té. Al ser rica en azúcares como la fructosa, la miel es higroscópica (absorbe humedad del aire), por lo que el añadir una pequeña cantidad a panes y pasteles hace que éstos endurezcan más lentamente. La miel virgen también contiene enzimas que ayudan a su digestión, así como diversas vitaminas y antioxidantes. Por esto suele recomendarse el consumo de la miel a temperaturas no superiores a 60°C, pues a mayor temperatura empieza a perder propiedades beneficiosas al volatilizarse algunos de estos elementos.

    La producción de miel en España tiene una gran importancia social y económica, aunque varía mucho de un año a otro dependiendo de la floración de las plantas y flores. En el mercado español hay mieles procedentes de muchas zonas, elaboradas a partir del néctar de distintas flores y con dos presentaciones básicas para su consumo: cristalizada y líquida.

    La miel ha sido desde siempre un alimento apreciado y reconocido por el hombre, al que también se le han atribuido virtudes curativas.

     

    La miel española goza de reconocimiento internacional y posee tres denominaciones de origen protegidas:

    Miel de Granada.

    Miel de la Alcarria.

    Miel de Villuercas-Ibores.

     



apiculturaorganica